Reglas del Chinchón

El chinchón es un juego de naipes originario de España que tuvo su auge en la primera mitad del Siglo XX. Los casinos de la época no podían evitar tener este juego dentro de las opciones de apuestas y entretenimiento. Su popularidad era desbordante.

Así como estaba presente en los casinos, también se jugaba en los diferentes bares, con la diferencia de, al no haber una regla clara, el juego generalmente terminaba en contienda.

Esto llevó a serios participantes de este juego, a tener un hilo de reuniones en el municipio de Chinchón al sureste de Madrid donde este entretenimiento formaba parte del día a día. La idea estaba centrada en establecer reglas claras para su desarrollo, así fue. Sin embargo la expansión ha generado una cantidad de variantes que solo han omitido modificar hasta hoy, el nombre que en aquel momento le fue dado en referencia a la ciudad: “El Chinchón”.

Este juego de naipes está presente en toda España y en el continente Americano, mayormente en países de Suramérica. Lo podemos conseguir también en casas de apuesta vía internet.

Aprendamos a jugar “El Chinchón”, uno de los mejores entretenimientos de naipes

¿Qué necesitamos?

  • Barajas españolas de 48 o 50 cartas.
  • 2 a 6 jugadores.

Objetivo:

La finalidad del juego es formar Chinchón, que es una seguidilla de las siete cartas a las que tiene derecho cada participante. Ejemplo, una seguidilla del 1 al 7; del 2 al sota etc. El jugador que obtenga esta combinación de barajas, gana de manera automática el juego. Es la mayor jugada.

La otra vía es por eliminación, cada jugador es eliminado al sobrepasar los 101 puntos. La idea es tener la menor cantidad de puntos. El último en quedar, ese será el victorioso.

¿Cómo jugamos?

Como ya mencione antes, existe un sinfín de modalidades y variantes al momento de jugar Chinchón, todo es de acuerdo a cada región. Te mostraremos las reglas que se utilizaban en su lugar de origen, España.

En primer lugar un jugador baraja las cartas y solicita al contrincante que tiene a su derecha el pique.

Les serán entregadas siete cartas a cada participante de derecha a izquierda y posteriormente el resto de las cartas se colocarán en el centro de la mesa, una al descubierto y al lado de ésta se ubica el montón boca abajo.

El primer jugador puede tomar la carta que está al descubierto o bien seleccionar una de la pila. Al tomar una de las dos cartas, tendrá ocho en sus manos, el jugador debe determinar cuál es la carta que no le es conveniente y arrojarla al descubierto, bien sea encima de la carta que ya se encontraba develada (esto si el jugador tomo en su primer movimiento una carta del montón) o colocarla en el mismo lugar de esta (si en vez de haber tomado del montón, sustrajo la carta develada). Este mismo movimiento lo deberán hacer el resto de los participantes, tomar una carta del montón o la basura.

De agotarse las cartas del montón, le corresponde a quien las haya dado, tomar el grupo de las develadas (o llamadas basura), barajar y ubicar en el montón boca abajo, develando una carta nuevamente.

El jugador que cierre la ronda, gana.

Al hacerlo, en vez de arrojar la carta en la pila de la basura, lo hará en el centro de la mesa boca abajo, indica que cerró la ronda.

  • No se puede cerrar la ronda en la primera vuelta.
  • Ningún jugador puede pasar, obligatoriamente debe tomar y arrojar una carta.

¿Qué se debe ligar mientras tomamos y arrojamos cartas?

Lo que todos debemos perseguir es el Chinchón, la seguidilla de 7 cartas para ganar el juego ipso facto.
Pero podemos encontrar otras seguidillas que harán terminar con cada una de las rondas y así luchar por puntuación.

Formas de cerrar la ronda:

  • Para cerrar una ronda necesitamos una o dos seguidillas de cartas. Pueden ser una de cuatro y otra de tres, mínimo de tres. Ejemplos:
    2, 3 y 4 por un lado y 7, sota, caballo y rey en otro. Con esta combinación de dos grupos de 3 y 4 seguidillas de cartas puedes cerrar la partida y además se restan 10 puntos a tu cuenta. La mínima cuenta es 0, no son válidos los puntajes negativos.
  • De igual forma podemos combinar 3 cartas iguales y las 4 restantes en seguidilla. O 4 iguales y 3 en seguidilla.

El comodín

Hay que destacar la existencia del comodín. Generalmente se utilizan los ases para valorar dicha carta por cualquier otra al jugador que afortunadamente la posea. Pueden ser uno o dos comodines. A conveniencia de los participantes también se puede anular el comodín en el juego.

  • Dicho esto, si cerramos con una seguidilla en la que cuenten los dos comodines, nos restan 25 puntos a nuestra cuenta. Ejemplo: Tenemos la seguidilla del 4 al sota y contamos con los dos comodines, los cuales tendrían el valor de 2 y 3 o caballo y rey.
  • Cerrar con una seguidilla en la que cuente un solo comodín nos resta 50 puntos.
  • Es válido el cierre de ronda al contar con dos grupos de 3 cartas o un grupo de 6 y una carta sin ligar, no obstante esta solitaria carta debe ser igual o inferior a 3. Ejemplo: 3,4 y 5 por un lado y sota, caballo y rey más un 2.

Datos finales sobre las reglas del Chinchón

No es obligatorio cerrar una ronda si tenemos una combinación, quizás podamos ser ambiciosos e ir detrás de una seguidilla más jugosa.

El valor de cada carta es el mismo que las identifica. El dos vale dos, tres vale tres y así sucesivamente.

Si un participante cierra la ronda y no cuenta con un mínimo de 6 cartas ligadas, queda eliminado automáticamente.

Cerrada la ronda se efectúa el conteo de las cartas que posee cada jugador, incluyendo quien cerró la partida. Los jugadores que vayan excediéndose de los 101 puntos se van eliminando, el último sobreviviente, gana.

Conociendo las reglas básicas del Chinchón, ¡Comencemos a jugar!