¿Cómo se juega al Solitario?

Solitario es el popular juego de naipes o cartas que puede ser jugado por una sola persona. Su origen exacto se desconoce, sin embargo, hay una cantidad de argumentos que ceden su creación a un aristócrata francés privado de libertad en la Bastilla (Prisión de Paris), a mediados del siglo XIII.
Desde1989 Microsoft ajustó este juego a su sistema operativo y a partir de ese momento podemos también jugar en el ordenador.
Lo que fue creado para buscar la familiarización de los usuarios con los movimientos de arrastrar el ratón, copiar y pegar; se convirtió en una adicción para millones de personas que costó muchos puestos de trabajo.

Es un juego muy simple e ideal cuando no tenemos compañía, además puedes involucrar a los más pequeños del hogar (preferiblemente mayores de 8 años) para de esta manera fortalecer su capacidad de aprendizaje.

¿Qué necesitamos?

Naipes franceses de 52 cartas
1 jugador

En primer lugar, es necesario conocer bien las cartas y el orden. El mazo de naipes franceses está compuesto por 4 palos (símbolos): Rombos, corazones, picas y tréboles.

Cada palo tiene una serie de 13 cartas identificadas y ordenadas de la siguiente manera: As, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, J, Q, K.

El color de los naipes.

Los rombos y corazones son de color rojo. Por su parte, las picas y tréboles son negras.

Objetivo

Luego de arrojar las cartas de una manera establecida sobre la mesa, deberás reorganizarlas por palo y de menor a mayor, es decir, desde el As hasta la K.

¿Cómo jugar?

Después de barajar los naipes, vas a formar siete columnas de derecha a izquierda. En la primera arrojas 6 cartas boca abajo y una séptima boca arriba. Luego colocas en la segunda columna, de derecha a izquierda, 5 cartas boca abajo y una visible. Sigues con 4 y 1, 3 y 1 y así sucesivamente hasta colocar 1 carta en la séptima columna de manera visible.

Los naipes de cada columna deben estar uno encima de otro desde la mitad hacia abajo para poder ver su numeración. Es por ello que hablamos de columnas, y no de pilas.
Las cartas que restan, serán usadas como reserva y estarán ubicadas en la parte superior izquierda boca abajo y en forma de pila.

En la parte superior derecha dejamos 4 espacios para ir reorganizando los lotes y lograr el objetivo del juego: ordenar 4 pilas de cartas por palo y de menor a mayor. Es decir, colocas primero el As hasta llegar a la K.

Desarrollo del juego

El orden de las cartas para el objetivo final ya lo sabes. Ahora bien, hay una forma ligeramente diferente de organizar en las 7 columnas. Debes hacerlo de mayor a menor (desde la K hasta el As) y alternando colores (rojo y negro), aquí no incide el palo y solo puedes hacer movimientos con las cartas que se encuentran develadas.

Por ejemplo:
Si en las primeras 7 cartas develadas del juego, hay un 5 negro y un 4 rojo, puedes tomar el 4 y ubicarlo encima del 5 desde la mitad de la carta para abajo, así puedes llevar un control visual amplio del juego.

Seguidamente, la carta boca abajo que quedo expuesta al tomar el cuatro (a excepción de que haya sido la única carta de la séptima columna) debes develarla y seguir con el juego. Si al voltear esa última carta, te topas con un 6 rojo, puedes mover el 5 junto con el 4 de la última jugada y ubicarlas bajo el 6. ¡Simple!

Al encontrarte en el punto de no poder avanzar por ausencia de jugadas, puedes coger de la reserva. ¿De qué manera?, vas a tomar las primeras 3 cartas y desplegarlas boca arriba de izquierda a derecha, solo tendrás la opción de poder jugar con la tercera carta que arrojaste. Si no tienes posibilidades de ubicarla en alguna columna y seguir ordenando, tendrás que tomar las 3 cartas y asignarlas a otra pila; la pila del descarte. Hecho esto, puedes coger 3 cartas más de la reserva usando la misma dinámica.

En caso contrario, teniendo la opción de utilizar la tercera carta que arrojaste, podrás seguir con la segunda y si puedes con la última coges 3 más.

Al acabarse las cartas de la reserva, utilizas del descarte (sin barajar).

Y así vas, mientras más cartas puedas mover y develar, irás aumentando la organización.

Al convertir las 7 columnas iniciales en 4 columnas ordenadas de mayor a menor y en colores alternos, lograste el objetivo. Solo resta ir subiendo las cartas a los 4 espacios de la parte superior derecha y con el orden correspondiente para ganar.
En caso contrario de no poder realizar más movimientos durante la partida, pierdes.

Dos movimientos adicionales

Puedes:

  • Mover cartas desde cualquier columna o la pila del descarte hasta uno de los cuatro lotes en nuestro objetivo final. Siempre y cuando, la carta que mueves sea la última que se encuentra boca arriba y coincida con el orden establecido de la meta.

Ejemplo: Si te topas con el As de trébol en las primeras 7 cartas develadas, puedes subir directamente esa carta hasta uno de los 4 espacios del objetivo. Sigue la jugada y te encuentras con el 2 de trébol, quiere decir que también puedes subirlo y colocarlo encima del As que previamente subiste ya que coincide con el orden y el palo. Así puedes ir subiendo cartas de manera sucesiva mientras tengas la opción.

  • Mover únicamente la “K” a un espacio libre de las 7 columnas.

Ejemplo: Si no tienes cartas en alguna de las 7 columnas y necesitas develar el resto de los naipes en la columna donde hay una K boca arriba, mueves la K hasta el espacio libre y develas la siguiente carta. Este movimiento también puedes hacerlo si te encuentras una K en el lote de reserva.

Recomendaciones

Si tienes un As en alguna columna súbelo al lote del objetivo.

Busca la primera jugada con la pila de reserva si en la mesa inicial no se devela un As.

Debes tener mucha paciencia, no siempre podrás ganar, hay posibilidades de llegar a un punto donde no tendrás más opciones de movimientos y perderás la partida. Esto se puede repetir muchas veces, ya que el factor de mayor preponderancia en este juego es la suerte. Por ello, la paciencia es vital para empezar de nuevo hasta ganar.

Otros tipos de solitario

Con la aceptación masiva del juego y para ofrecer opciones variadas, se implementaron otras modalidades del solitario en base a su dinámica inicial. Algunas de ellas son:

  • Solitario Spider

La diferencia en esta modalidad es que debe jugarse con dos mazos de naipes.
Tu objetivo es el mismo, reorganizar las cartas, la diferencia está en la fórmula definida para poner la mesa inicial.
Debes armar 10 columnas de derecha a izquierda, las primeras 6 columnas con 4 cartas ocultas y la última develada. Las 4 columnas siguientes, tendrán 5 cartas ocultas y la última develada.
También cuentas con el mazo de reserva y el objetivo es reorganizar la mesa con 8 seguidillas de mayor a menor (desde la K hasta el As) y del mismo palo. Al armar una seguidilla, puedes retirarla y continuar.

  • Solitario Pirámide

Debes armar una pirámide de empezando por una en la punta, debajo de esta colocas 2 (desde la mitad de la primera carta para abajo), continuas con 3 y así sucesivamente hasta llegar a la séptima fila donde arrojas 7 cartas, todas boca arriba.

De igual modo contamos con el mazo de reserva y cada carta tiene un valor. El As es igual a 1 punto, del 3 al 10 se ponderan de acuerdo a su valor, y la J, Q y K se valoran en 11,12 y 13 respectivamente.

El objetivo es ir cogiendo parejas de cartas que, si sumamos sus respectivos valores, dé un total de 13 puntos. Por ejemplo, el 7 con el 6; 8 y 5 y así vas.

Parece muy fácil, pero una de las complicaciones está en que solo podemos tomar las cartas que no tienen contacto con otras en su adverso (cara).

Por ejemplo:
Para poder tomar la primera carta (ubicada en la punta de la pirámide), debemos haber cogido antes las dos de abajo, porque al quitar solo 1, la otra carta quedaría haciendo contacto. Lo mismo ocurre con las dos de abajo y así sucesivamente.

La K, valorada en 13 puntos, es válida para hacer la función de una pareja de cartas.

Razona tus jugadas y coge todas las cartas tanto de la mesa como de la reserva. Al hacerlo, ganas.

  • Solitario 40 ladrones

Es una de las modalidades que aseguran ser la más sencilla, pero insistimos, el factor suerte en esta línea de juegos puede acabar con lo que parecía fácil.

El juego consiste en reorganizar 4 seguidillas por palo de mayor a menor.

La mesa se arma de la siguiente manera:

10 columnas de 4 cartas cada una, todas boca arriba. Aun así, tendrás que jugar con la última carta de cada columna.

Para ayudarte un poco más, también puedes contar con el mazo de reserva.

Estas son algunas de las variantes que se desprenden del juego que hasta hoy sigue siendo el pasatiempo preferido de millones de personas. Su poder de adicción hace que continúen enviándolo a las actualizaciones de sistemas operativos para que las personas no se desconecten de Solitario.

Antes de finalizar, si conoces algún amigo poco modesto que asegure haber tenido la puntuación más alta y se refiere a unos 100 o 200 puntos, puedes decirle que existen personas con puntuaciones que pasan el millar. A duras penas pueden acercarse a los 2 mil siendo niveles expertos. No obstante, el juego está configurado para sacar 24.113 puntos como limites, aunque se torne verdaderamente imposible. ¿Te animas a lograrlo?, ¡Juguemos solitario!