Las reglas de San Benito

La Regla de San Benito, también conocida como Regla de los Monjes, fue escrita por San Benito Abad. Básicamente es la norma y guía espiritual por la que se rigen los monjes desde hace más de 1500 años. Gran parte de ella, guarda cierta similitud con las sagradas escrituras y con la tradición de la iglesia, principalmente en la tradición monástica, de la que se hereda y es continuadora.

En un principio fue escrita en latín, y al pasar de los años fue traducida a todos los demás idiomas y lenguas, cuenta con un prologo y 73 capítulos, y todos los estudios coinciden en que fue escrita por San Benito. Se desconocen la fecha y el lugar exactos, pero se estima que la fecha aproximada es el año 530, en Montecasino.

Organización de la Regla de San Benito

En el inicio de la Regla, encontramos un prólogo, que habla de los principios fundamentales de la vida religiosa, el dejar de un lado nuestra propia voluntad, y pasar a ser la voluntad de Cristo, y tiene una idea de escuela de salvación, en la que si sus participantes, de mantienen firmes en ella hasta la muerte, serán bienvenidos en el Reino de Cristo.

Luego los 73 capítulos que la conforman, están distribuidos de la siguiente manera:

  • 9 capítulos hablan sobre los deberes del Abad.
  • 13 regulan el culto de Dios.
  • 29 hacen referencia a la disciplina y el código penal.
  • 10 tratan sobre la administración dentro del monasterio.
  • 12 hablan sobre regulaciones de temas varios.

Características de la Regla de San Benito

Esta regla se caracteriza por su discreción y moderación, tiene visión precisa de las capacidades y debilidades del ser humano, no tiene ningún exceso ni excentricidades, y cuenta con regulaciones basadas en un sano sentido común.

Curiosidades de la Regla de San Benito

  • La edad es solo un número: para San Benito tenia mayor importancia la sabiduría o el tiempo que permaneciera en la comunidad, que la edad de un monje.
  • El compromiso: los novatos debían firmar por escrito su compromiso, si no sabían escribir debían pedir a alguien que lo hiciera por ellos, y luego marcar el compromiso con una señal, como especie de una firma. Si eran niños, debían presentar una petición escrita por sus tutores, y si algún noble ofrecía su hijo a Dios, los padres debían hacer el documento.
  • Monjes Artesanos: la humildad era un aspecto muy importante para San Benito, si había algún artesano en el monasterio, estos podían trabajar en su oficio, siempre y cuando fuese con total humildad.
  • Los huéspedes: los huéspedes eran bien recibidos, bien fueran pobres o extranjeros, debían ser recibidos como invitados del monasterio.
  • Obediencia mutua: San Benito dice, específicamente en el capitulo 61 de su regla, que toda la comunidad debe obedecer no solo al Abad, sino que también deben obedecerse entre hermanos, y si alguno se rehúsa debe ser castigado.

Regla de San Benito para Laicos

En el reglamento de San Benito, no hay un apartado que haga referencia a laicos, pero si se habla de normas y reglas, por las que se si se rige una sociedad, pueden lograr un equilibrio entre el trabajo, la meditación, la oración y el sueño.

Regla de San Benito comentada

Al pasar de los años, han sido muchas las organizaciones y personas, que tras su estudio, han hecho comentarios sobre la regla de San Benito, y han publicado versiones de esta regla, con sus comentarios, sin intenciones de desacreditar la regla, sino mas bien de que se entienda de una forma más sencilla, dándole diferentes orientaciones, y no solo a los monjes y monasterios.